LA MODA EN LA NUEVA NORMALIDAD

El hombre ha tenido que vivir y superar hechos históricos donde ha  estado en juego su existencia, su libertad, donde se ha visto oprimido, encerrado; salir adelante en medio de la muerte. La pandemia actual no es la excepción, la sociedad ha tenido que reinventarse, armarse de valor y mirar hacía adelante con otra perspectiva.

Tras varios meses de confinamiento en casi todo el planeta algunos sectores como el lujo, los viajes y la moda se han visto más afectados que cualquier otra industria de la economía mundial. Según explican especialistas, la industria de la moda se verá alterada por cambios tanto a nivel de producción como en lo relativo a las necesidades de los clientes. Se abogará por el ‘slow fashion’ y en general colecciones más pausadas y compras más meditadas, según confirman diversos estudios publicados en Business of Fashion.

LA MODA EN LA NUEVA NORMALIDAD

Si bien es cierto que esta crisis pone a prueba  la sostenibilidad de la industria de la moda y en general, el mundo por fin se ha concienzado sobre la importacia del cuidado del medio ambiente, crear modelos alternativos que van a la vanguardia tanto ambiental como sobre estílo de vida que en este momento se está implementando. Los trabajos en casa recrean ambientes laborales más casuales, donde la comodidad es la razón más importante para que una persona piense en comprar alguna prenda. Es así como las empresas deben plantearse abrir camino en la era digital que ya de por si estaba en auge. Al mismo tiempo exige que las empresas aceleren su progreso en las iniciativas sostenibles para ser competitivas, ya que solo aquellas empresas que apuesten por la sostenibilidad estarán entre los líderes de la industria de la moda que resurgirá después de la pandemia.

MODA SOSTENIBLE

Antes de la crisis del coronavirus, los ambiciosos programas y compromisos de sostenibilidad se estaban convirtiendo en la norma en las industrias del vestido, el calzado y los textiles en diversos segmentos como el del lujo, el deporte, la moda rápida y la venta al por menor. Con la llegada de la nueva normalidad, se acentuó más la preocupación por la moda sostenible.

La mayoría de marcas  más importantes e influyentes en el medio han optado por preocuparse por  las necesidades de los consumidores, por su comodidad, por su protección frente a la pandemia, más importante que crear tendencias ahora mismo es la salvación de una industria al borde del colapso. Apostar por modelos suaves, cómodos ligeros y acorde a los tiempos sin imponer modas o estilos modernos y que poco van con los nuevos tiempos. Volvemos a modelos o estílos que en otra época fueron tendencia porque ahora es más importante la expontaneidad y la comodidad sin perder de vista el buen gusto y estilo. Por eso han vuelto a la vida las hombreras que tanto furor causaron en los ochenta, convirtiendo vestidos sencillos en algo más glamurosos y convirtiendo piezas sencillas en versátiles sin perder lo que se pretende, la comodidad y el “slow fashion”.

LA MODA EN LA NUEVA NORMALIDAD

Así mismo desde el 2018 se preveía el auge del TIE DYE, una moda donde se invita a la simplicidad, a la comodidad, a reciclar y renovar tu armario através de técnicas sencillas y que la industria de la moda ha retomado para resurgir y subsanar la difícil prueba que ha dejado la pandemia. Los TIE DYE han llegado para quedarse. Muchos creen que es una tendencia nacida en los años 60 de aquella época gipesca, pero viene de mucho tiempo atrás, de Asia alrededor del siglo VIII, evocando e invitando  a cuidar del medio ambiente sin perder el estílo.

LA MODA EN LA NUEVA NORMALIDAD